El Miembro Fantasma: Definición, Tratamientos y Nuevas Tecnologías.

Neuroprotésis de dedo capaz de sentir
Desarrollan prótesis de dedo capaz de sentir las texturas
marzo 28, 2016
Prótesis de mano capaz de mover los dedos individualmente
marzo 30, 2016

El Miembro Fantasma: Definición, Tratamientos y Nuevas Tecnologías.

El miembro fantasma

Diferentes fuentes estadísticas señalan que al menos un 80% de los amputados experimentan la sensación conocida como Miembro Fantasma.

Pero…¿Que es el miembro fantasma?

El miembro fantasma es un síndrome que experimentan las personas amputadas de alguna extremidad, en el que el amputado siente que su miembro todavía está ahí. El miembro fantasma puede manifestarse a través de hormigueo, entumecimiento, sensación de calor o frío, incluso llegando a percibir el movimiento de los dedos de la extremidad(manos o pies).

Las sensaciones pueden ser placenteras, sintiendo el amputado cosquilleo e incluso picores suaves, pero también pueden ser una experiencia dolorosas.

El origen del miembro fantasma

Uno de los puntos donde los expertos están de acuerdo es a la hora de descartar cualquier tipo de origen psicológico de la dolencia. Uno de los principales problemas a la hora de estudiar este síndrome es su discrepante duración en los amputados, algunas personas lo sufren poco tiempo tras el trauma o la cirugía; en otros casos disminuyen los síntomas y muchos por otro lado necesitan tratamientos y terapia.

En la literatura médica no existe una causa exacta para el llamado miembro fantasma, sin embargo sí existen diversas hipótesis del por que surge este mal. Las últimas investigaciones sitúan su origen en el cerebro, donde las áreas conectadas neurológicamente a los nervios de la zona del miembro amputado generarían las sensaciones coherentes con los estímulos que ya no reciben.

Otra teoría señala que el cerebro cuenta con conexiones inactivas debido a que los procesos más utilizados son reforzados y que, una vez que los miembros son amputados, las conexiones inactivas son activadas, lo cual a su vez deriva en las sensaciones del miembro fantasma.

El tratamiento

Debido a que no se tiene la certeza del origen del síndrome del miembro fantasma, tampoco existen muchas opciones en cuanto al tratamiento se refiere. En algunos casos es tratado de forma farmacológica, utilizando analgésicos o hasta antidepresivos. Por otra parte, en otros casos el miembro fantasma es tratado con fisioterapia por medio de diferentes tipos de masajes.

Otros casos son tratados por medio de terapias alternativas, tales como la acupuntura o la magnetoterapia.

Caja Espejo

Entre este numeroso grupo de opciones encontramos la caja espejo. Desarrollada por  Vilayanur S. Ramachandran en 1998,  el tratamiento con la caja espejo consiste en entrenar al cerebro colocando el miembro amputado y el no amputado de manera tal que cuando el paciente moviera su miembro sano lo viera reflejado como si fuera el amputado. De esta forma mientras el paciente mueve su miembro sano visualiza el reflejo del mismo como si moviera su miembro amputado, logrando engañar a su cerebro por medio de la retroalimentación visual dando como resultado el alivio del dolor causado por la percepción del cerebro de que el miembro fantasma se encuentra en una posición incomoda.

La caja espejo ha sido sometida a varios pequeños estudios para comprobar su efectividad. Sin embargo, si bien los resultados han sido alentadores no se ha logrado llegar a un consenso sobre la misma, en los casos documentados se suele aceptar que la terapia con la caja espejo suele ser mucho mas efectiva en los pacientes amputados de algún miembro superior(Mano y/o Brazo) en comparación a sus resultados con pacientes de miembros inferiores( Pies y/o Piernas).

Una novedosa opción

Max Ortix Catalan

El científico mexicano Max Ortiz Catalán desarrolló un novedoso tratamiento que disminuye considerablemente la sensación del dolor del miembro fantasma. Ortiz, quien trabaja actualmente como profesor asistente de la Universidad Tecnológica Chalmers, en Suecia, y también como director de investigación en Integrum AB, se especializa en el campo de las prótesis biónicas y de extremidades.

“Trabajamos principalmente con la parte de control a través de una interfaz neuromuscular, donde interviene también el esqueleto para poder fijar una prótesis al cuerpo. Esa es la parte principal de mi trabajo, y como consecuencia de ello, conocí a varios pacientes que sufrían dolor fantasma”.

Ortiz explicó que derivado de la parte de control, desarrolló prótesis biónicas con capacidad sensorial, las cuales ya han beneficiado a varios pacientes. Asimismo, al conocer la situación de esos pacientes, sobre todo de aquellos que no son candidatos al implante del brazo artificial que desarrolló, generó un spin-off de su proyecto original, es decir, se dio a la tarea de trabajar también en un tratamiento para esos pacientes.

“Lo que se me ocurrió hacer fue juntar un poco de las tecnologías que había trabajado para el control de prótesis con realidad aumentada”. Con las aportaciones de su trabajo previo, desarrollaron un tratamiento donde el paciente básicamente se ve a sí mismo en una especie de espejo a través de una cámara y un monitor, pero a esa imagen se agrega la simulación de la extremidad que fue amputada, mediante realidad aumentada.

“Reproducimos en este caso los brazos virtualmente; la persona se ve con un cuerpo completo, pero la parte más importante es que puede controlar esa extremidad virtual de la misma manera en la que controlaría la extremidad biológica, lo que provee de una retroalimentación apropiada al cerebro, el cual percibe que hay un brazo que se mueve de acuerdo a como él mismo emite las órdenes motoras”.

Añadió que lo más relevante de ese tratamiento desarrollado radica en que los pacientes utilizan nuevamente áreas del cerebro (centrales, subcorticales) para el movimiento de una extremidad que antes ya no usaban. “Cuando los brazos, las manos existen, se usan áreas de procesamiento sensorial y motriz, pero cuando ya no existen, esas áreas ya no se usan”, señaló.

Detalló que cuando esas extremidades ya no existen, esas neuronas adquieren otras funciones produciendo el dolor del miembro fantasma. “A ese fenómeno se le conoce como reorganización córtica; con este tratamiento, ahora en los mapas córticos todas esas relaciones recobran la normalidad, es decir, regresan a un estado que no era doloroso”.

A pregunta expresa en torno a cómo se aplica el tratamiento, Ortiz Catalán dijo que los pacientes deben usar el sistema de rehabilitación durante unas dos horas aproximadamente, de una a tres veces por semana. “Después de unas cuantas sesiones, los pacientes experimentan una mejora en la percepción del dolor, el cual disminuye paulatinamente entre más lo usan”.

Añadió que las pruebas clínicas que se han realizado, arrojaron que tras 12 semanas de tratamiento, aun cuando dejen de utilizarlo por algunos meses, la mejora en el dolor se mantiene. “Hemos hecho el seguimiento hasta por seis meses y el dolor se mantiene bajo, lo cual indica que no se trata de un efecto placebo”.

Protesica
Protesica
Ortopedia especializada en la elaboración de prótesis y órtesis de la más alta tecnología, localizada en Barranquilla, Colombia, y que brinda servicios en toda la región de la Costa Atlántica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.